¡Al Viaducto, al Viaducto!

Enrique Bernedo González, conocido en el mundo de los toros por “Bojilla”, fue uno de los personajes taurinos que más anécdotas protagonizó. Banderillero de diestros tan relevantes como Sebastián Palomo Linares, Rafael Ortega o Curro Girón, fue uno de los descubridores de César Rincón cuando éste llegó a España en el año 1981.

Nunca se desvinculó del toro y tras colgar el traje de plata se dedicó al mundo del apoderamiento, haciéndose cargo de las carreras de Curro Vázquez, Víctor Manuel Blázquez o Vicente Yesteras, entre otros. Con su fallecimiento en el año 2001 se perdió uno de los personajes más queridos y carismáticos de la Fiesta.

El viaducto madrileño

El viaducto madrileño

Hoy traemos hasta nuestra sección una curiosa anécdota del día del debut de Vicente Yesteras en la plaza de toros de Las Ventas.

“Bojilla” se encontraba muy esperanzado en las posibilidades del joven novillero, que se presentaba en Madrid con la intención de triunfar y que se le abrieran las puertas del resto de plazas españolas. No fue así, y lejos de triunfar, el balance a la finalización del festejo dejó muchas dudas en el peculiar apoderado. Tras abandonar el coso, con caras más que largas, se montaron en la furnoneta, donde reinaba el silencio.

El chófer preguntó entonces: ¿Dónde vamos?. Bojilla, ingenioso hasta en los peores momentos, no dudó en contestar: “Al viaducto, al viaducto, que luego hay cola en invierno”.

Hacía referencia al conocido puente madrileño que utilizan muchos ciudadanos para suicidarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *