César Jiménez

Cesar Jimenez

Nacido en Fuenlabrada (Madrid) el 19 de Marzo de 1984, y sin antecedentes taurinos en su familia, César jiménez tiene claro desde muy pequeño que quiere ser matador de toros. Con esa vocación, entra en la Escuela de Tauromaquia de Madrid con tan sólo 13 años de edad, en Octubre de 1997.

César Jiménez becerrista

Su primer novillo lo estoquea el 17 de Agosto de 1998, en un festival de la localidad alcarreña de Alocén, vestido de corto y con toro de César Chica al que cortó el rabo. Fue el 16 de Julio de 1999 cuando actuó por primera vez vestido de luces en la localidad cacereña de Moraleja, cortando cuatro orejas a novillos de Isidro Cañada.

En el año 2000 firma un contrato de apoderamiento con Victorino Martín y Jesús Torero Sánchez, y ese mismo año se proclama ganador del prestigioso bolsín taurino de Ciudad Rodrigo (Salamanca), del bolsín taurino de Bougue (Francia) y del ciclo de novilladas nocturnas de Valladolid. También se proclama vencedor de los concursos de novilladas de ciudades francesas como Arlés (en la que cortó cuatro orejas en una tarde), de Bayona y de Dax.

Su despedida como novillero sin picadores fue el 29 de Octubre de ese mismo año en la plaza francesa de Mont de Marsans, con novillos de El Palmeral.

César Jiménez novillero

Debutó como novillero con picadores el 4 de Febrero de 2001 frente al novillo “Esperón”, de la ganadería de Toros de Cortés, en la plaza Palacio de Vistalegre en Madrid, cortando una oreja.

Ese fue un año importante para César Jiménez, pues se presenta en plazas y ferias importantes, como por ejemplo en la Plaza de Toros de Valencia (Feria de Fallas), Castellón (Feria de la Magdalena) o Nimes. Participa en el encuentro mundial de novilleros en San Sebastián, donde se proclama vencedor junto a Javier Valverde y Salvador Vega, y en Septiembre se hace con el triunfo en la Feria de novilladas de Algemesí (Valencia), consigue el premio a la mejor faena de novilladas de Arganda del Rey (Madrid) y el cotizado Zapato de Oro de Arrendó (La Rioja).

Termina el año siendo el mejor novillero de la temporada, habiendo actuado en 46 novilladas, en las que consiguió cortar 60 orejas y 3 rabos. Se hizo con prestigiosos trofeos como el que otorga la revista 6toros6, la Real Federación Taurina de España y la Oreja de Plata concedida por Radio Nacional de España.

En Diciembre anuncia su ruptura de apoderamiento con Victorino Martín y Jesús Torero y ficha por la pareja Casas – Patón.

El 28 de Abril de 2002 se presenta en Madrid matando 6 novillos en solitario de la ganadería de Fuente Ymbro, consiguiendo abrir por primera vez la Puerta Grande de Las Ventas, en una tarde inolvidable para él. El 5 de Mayo se despide como novillero en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, donde corta una oreja a un toro de Manolo González.

César Jiménez torero

Cesar Jimenez

Toma la alternativa el 9 de Mayo de 2002 en Nimes (Francia) con Paco Ojeda como padrino y Julián López, El Juli como testigo. El primer toro de su carrera fue “Coralito”, de la ganadería de Torrealta, al que logra cortar una oreja, que junto con las dos del sexto consigue abrir la Puerta Grande de Los Cónsules.

El 24 de Noviembre debutó en América en la plaza de Acho (Lima), en la que abre la Puerta Grande y logra un espectacular triunfo al acaparar todos los premios de la temporada, incluído el prestigioso Escapulario de Oro del Señor de los Milagros. En la última corrida de la Feria de Lima sufre su primera cogida como matador de toros.

En los años 2003 y 2004, César Jiménez queda como líder del escalafón, tras torear 96 y 106 corridas respectivamente, consolidándose como una de las grandes figuras del toreo actual.

El 15 de Mayo de 2005 llega su confirmación en la Plaza de Toros de Las Ventas, con presencia de El Juli y Matías Tejela, y con el toro “Aireado”, de Joselito Arroyo.

A lo largo de su carrera ha sido apoderado por importantes nombres del mundo del toro, como Martín Arranz, con Joselito como director artístico, o Poli Romero.

César Jiménez es un torero espectacular, arrollador y valiente. Posee una facilidad pasmosa para andar ante los toros. En constante progresión, el madrileño ha adquirido ya ese poso que otorga el tiempo y le lleva a poseer una enorme seguridad y a poder exhibir un repertorio variado, un toreo colorista y un “gancho” especial para conectar con los tendidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *