‘El Pipo’, apoderado y actor dramático

Rafael Sánchez “El Pipo” fue uno de los personajes más conocidos en el mundo del toro. Apoderado de grandes figuras del toreo como Manuel Benítez “El Cordobés”, José Fuentes, Curro Vázquez o “Espartaco” padre, nunca se acostumbró a que éstos decidieran cambiar de aires y comenzar una nueva etapa. No comprendía que diestros a los que había llevado hasta lo más alto del escalafón no le tuvieran el suficiente respeto y reconocimiento como para continuar a su lado.

"El Pipo" acompañado por su hijo Salvador Sánchez

"El Pipo" acompañado por su hijo Salvador Sánchez

Ese, precisamente, es el tema central de la anécdota que hoy traemos hasta nuestra sección:

Corría el año 1970 cuando “El Pipo” y Curro Vázquez se encontraban alojados en un hotel de México. El diestro de Linares había decidido dar por finalizada su relación de apoderamiento con Rafael, decisión que le comunicó en aquel mismo lugar.

“El Pipo”, presa de la decepción y el despecho, no dudó en acudir hasta la cafetería del hotel, donde tomó más copas de las recomendables. Ebrio, quizá demasiado, subió hasta la habitación del toreo, se colocó frente al espejo y sacó una pistola del bolsillo.

Curro Vázquez, completamente atónito, observaba las lamentaciones de su apoderado, que no paraba de repetir ¡Qué pena, Pipo, qué pena! ¡Otro torero que se te va después de haberlo encumbrado! Mientras lloraba amargamente miraba de reojo a su torero para ver si la escenificación surgía el efecto esperado.

Finalmente no hubo víctimas que lamentar pues la pistola de “El Pipo” no tenía balas.

Lejos de suicidarse Rafael Sánchez “El Pipo” falleció el día 15 de noviembre de 1987 a consecuencia de una hepatopatía crónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *