Plaza de toros de Quito (Ecuador)

La ciudad de Quito tuvo como primer escenario taurino  su plaza mayor. Aunque por aquella época ya existía la plaza Belmonte y Las Arenas, a medida que van tomando la fiesta de los toros como propia, ven la necesidad de crear un recinto taurino más amplio, que les permita contar con las máximas figuras del momento. Es por ello que en el año 1959, un grupo de aficionados quiteños junto a Don Marco Tulio González, presidente de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona, consiguieron que el Consistorio de la ciudad aprobara la creación de una nueva plaza de toros.

Exteriores de Iñaquito

El propio Marco Tulio González hizo un préstamo al Consistorio para poder contratar a la empresa encargada de realizar la obra, Mena Atlas. Las obras comenzaron en agosto de 1959, y apenas ocho meses más tarde se procedió a su inauguración, la cual tuvo lugar el día 5 de marzo de 1960. En el cartel se anunciaban los diestros Luis Miguel Dominguín, Pepe Cáceres y Manolo Segura, quienes lidiaron toros de Santa Mónica de Luis de Ascázubi. La primera oreja en el nuevo coso fue paseada por Pepe Cáceres.

Al día siguiente, 6 de marzo, hicieron el paseíllo Juan Silveti, Antonio Ordoñez y Manolo Segura frente a toros de La Punta, mientras que el día 13 de marzo se anunció un mano a mano entre Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordoñez, que finalmente no se produjo. Viendo el éxito cosechado, los promotores de la plaza organizaron una miniferia para el mes de junio, en la que intervinieron entre otros, los diestros españoles Juan Bienvenida y Manolo Vázquez.

La afición nunca falla en Quito

Fue al año siguiente, en 1960, cuando se organizó la primera feria en el nuevo coso, concretamente los días 3,4 y 6 de diciembre, y en sus carteles se anunciaron diestros como Paco Camino, Rafael de Paula o Curro Romero. Y un año más tarde, en 1961, empieza a denominarse a la feria taurina de Quito como “Jesús del Gran Poder”, en agradecimiento al apoyo de los franciscanos a las corridas de toros. En el año 1973, se hace cargo de la plaza Domingo Dominguín y hace llamar al ciclo como “Feria de Quito”, por lo que los franciscanos, molestos, dejan de entregar la réplica del Jesús del Gran Poder al triunfador del ciclo. Pasados los años, se volvió a denominar la Feria como “Jesús del Gran Poder” y todavía en la actualidad se entrega la estatuílla.

La actual plaza de toros cuenta con 15000 localidades y todas las grandes figuras del toreo han pisado su albero, así Juan Antonio Ruíz “Espartaco”, José María Manzanares, “El Niño de la Capea”, “Antoñete”, José Ortega Cano, Roberto Domínguez, o más recientemente, Enrique Ponce, Victor Puerto o Julian López “El Juli” han cuajado soberbias tardes en la plaza de Iñaquito, que con el paso de los años se ha convertido en la primera feria taurina de importancia de la temporada americana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *